Amores Adúlteros

Por: Rubén Eduardo

Amamos todo lo que tenga la etiqueta de prohibido. Al ver esa palabra nos acercamos al objeto o persona que lo porta, la vemos y nos enamoramos de ella o de él. Nos divierte y seduce pensar en los riesgos que conlleva convivir con ello. No podemos escapar a nuestra naturaleza de niños, de cuando nuestra madre nos decía: no hagas esto, no hagas lo otro, ahí íbamos de rebeldes y curiosos a romper las reglas.

Amores Adúlteros de Beatriz Rivas/Federico Traeger, que publica Alfaguara; nos sumerge al mundo de la prohibición, al mundo del deseo, a esa laguna del amor donde todo es posible llamada infidelidad. La portada del libro denota lo que nos encontraremos en estas 154 páginas. Una portada negra con tonos rojas y la palabra hotel a un costado. ¿Cuántas veces un hotel no ha sido señal de deseo y de prohibición?

A través de una conversación ágil, picara, seductora, tierna e imaginativa, los dos autores nos traen la vida de “Él” y “Ella” que después de haber alcanzado el éxito en sus vidas se dan cuenta que todo ha dejado de ser lo que era, que en sus vidas no ha vuelto a salir el sol, que se ha caído en la rutina. Pensando que todo ha terminado y pasarán el resto de sus vidas en la contemplación, la pareja se reencuentra y reviven la pasión y el amor que los unió en antaño.

En la mini-novela, debido a sus capítulos cortos y su poca cantidad de hojas, nos encontramos con imágenes que los autores seleccionaron que complementan la historia narrada, buscando caer en el cliché, bien usado en la novela, de que una imagen dice más que mil palabras. La novela nunca pierde la intensidad y el erotismo, los dos autores se logran complementar y hacer un libro sumamente interesante, que no cae en formulas baratas de novelas de amor. Da lecciones contundentes de amor, invita a pensar de nuevo en las ganas de pecar, de salir de las ataduras y las prisiones.

A los fanáticos de las frases, la novela entrega un sinfín de ellas, las cuales bien podrán ser usadas en sus seudónimos de Messenger, en su Muro de Facebook o en mensajes de texto que manden a las personas que quieren: Quiere comérsela a besos, aunque teme indigestarse, Cada mail tuyo es un clímax mío. Estoy empezando a experimentar correos múltiples. Ella: ¿Por qué quieres besarme? Él: Para quedar zurcido a tu cuerpo.

Amores Adúlteros es una excelente opción de regalo para la persona que más queremos o que más despierta en nosotros. Una novela que nos lleva a imaginar y soñar con amores de verdad, o amores prohibidos. 

 

blog comments powered by Disqus